Haz turismo con nosotros

Descarga de documentos

Encuentra tu ruta

... por su nombre, descripción o palabras clave:
... por el tipo:
... por la población por la que pasa:

¿Qué estás buscando?

Buscador de lugares

Nombre, descripción o palabras claves:
Tipo de lugar:
Población a la que pertence:

Historia de Pinilla del Valle

INFORMACIÓN SOBRE LA HISTORIA DEL MUNICIPIO DE PINILLA DEL VALLE




De los orígenes a la Edad Media 


El Valle de Lozoya es una zona de depósitos cuaternarios por lo que aún sin estar estudiado el terreno con suficiente detenimiento, se puede deducir su interés arqueológico.

 
En Pinilla se tiene constancia de la existencia de dos yacimientos arqueológicos, uno de ellos, del Paleolítico es uno de los yacimientos arqueológicos más importantes de Madrid y que está en sus primeras fases de exploración. El otro, ya de época medieval coincide con el actual pueblo de Pinilla.

Los primeros testimonios históricos que hacen referencia a la zona de la Sierra Norte, corresponden a narradores musulmanes. Es probable que a la llegada de éstos los asentamientos se limitaran a poblados de chozas de pastores.

Las características de zona fronteriza entre moros y cristianos hicieron constantes las razzias de uno y otro lado sobre todo durante los siglos X y XI, hasta la caída del Reino de Toledo en manos de Alfonso VI en 1085.

En 1090 se lleva a cabo la delimitación de la Diócesis de Toledo trazándose el límite por la divisoria de las aguas de los Montes Carpetanos. Aún a pesar de su carácter eclesiástico, esta medida tuvo su influencia administrativa importante, entre otros motivos, por la recolección de los diezmos. Sin embargo en la delimitación administrativa real, la mayor parte de la Sierra Norte queda integrada a Buitrago al producirse en 1119 la repoblación de la Cara Sur de la Sierra por parte de los Concejos de la Extremadura Castellana.

La delimitación jurídica de la Villa de Buitrago hecha en 1139, llegaba desde el alto de las Guarramillas o la Bola del Mundo hasta el Ocejón, pero pronto pasó a Segovia el dominio del Valle Alto del Lozoya, de cuya jurisdicción dependió hasta que en 1833 se incorpora a Madrid con la nueva estructuración provincial.

En cualquier caso, la situación socio-política y económica de esta época se basa en las «Comunidades de Ciudad y Tierra», organizaciones en que la Ciudad o Villa ejercía un claro dominio sobre las aldeas de su tierra y se relacionaban con las comunidades limítrofes mediante pactos o «conveniencias».

La Comunidad de Ciudad y Tierra de Segovia fue la mayor de las que existieron y la más organizada del Reino. Comprendía cerca de 200 pueblos divididos en 10 sexmos, a uno de los cuales, el Sexmo de Lozoya pertenecía Pinilla del Valle.

La Comunidad de Ciudad y Tierra de Segovia se puede definir como «un cuerpo colectivo compuesto de la ciudad de Segovia y un considerable número de villas, pueblos y lugares situados a un lado y otro de la Cordillera Carpetana; tuvo y tiene por objeto el disfrute y aprovechamiento en común de los territorios reconocidos y conformados por los monarcas castellanos a los valerosos hijos de esta comarca, segovianos todos, como recompensa debido a sus proezas innumerables en la titánica lucha por la Reconquista».

En cuanto a la historia del poblamiento hay muy poca documentación medieval. En tiempos de Alfonso VI se inició el proceso repoblador que continuó a lo largo de todo el medievo. La colonización del Sector Suroccidental de la Sierra fue llevada a cabo por caballeros segovianos pudiendo darse por consolidada a principios del siglo XIV en que fue vendido el dominio de las tierras a las gentes que las poblaban y que formaron los «quiñones» los cuales acabarían formando los pueblos.
La población asentada en estos núcleos lo hacía de una forma tan dispersa que resulta difícil la referencia a una traza urbana clara. 


Siglos XVI, XVII y XVIII


Al no aparecer Pinilla citado en las Relaciones de Felipe II, nos remitimos al Catastro del Marqués de la Ensenada, 1750, como primer documento oficial en el que se recoge una información específica del término y de sus moradores.

Aquí se indica que «es realengo y su jurisdicción pertenece a Segovia, por lo que sus alcaldes son pedáneos y pagan a su Majestad todas las contribuciones generalmente establecidas». En cuanto a la población se señala que «hay setenta vecinos, inclusas catorce viudas y que ninguno vive en casería separada del pueblo. Hay noventa y siete casas todas de habitación baja, nueve de las cuales están inhabitables».

Las viviendas, edificaciones auxiliares para uso agrícola y ganadero, las huertas, caminos y cañadas, se integran en un tejido típicamente rural en el que destaca únicamente la Iglesia con su torre, cuyo origen parece remontarse a finales del siglo XV. Consta la existencia de un molino harinero, catorce colmenas, diez eras, taberna, carnicería, abacería, fragua y un pajar, así como de un hospital para recoger pobres.

En las Transcripciones del Cardenal Lorenzana de 1782 se aprecia un descenso de población al pasar de 70 a 65 vecinos, aunque se señala que nacen diez personas y mueren otras tantas. La única fábrica conocida en los pueblos del valle es «el beneficio del lino que cada vecino coge hasta reducirlo a lienzo». «En Pinilla y sus inmediaciones hay canteras experimentadas en piedra de jaspe».

Se menciona la Iglesia Parroquial de San Miguel y la existencia de dos ermitas de las que actualmente sólo queda una, la Ermita de Nuestra Señora de la Concepción, barroca, del siglo XVII, situada en las afueras del pueblo.

El censo de Floridablanca en 1786 nos informa de una población joven; más de la mitad de sus 251 habitantes tienen menos de 25 años. Pinilla sigue perteneciendo al Sexmo de Lozoya y tanto su intendencia como su corregimiento dependen de la Corona. 
Siglos XIX y XX 
Pinilla, como el resto de los pueblos del Valle, encerrado entre altas montañas, ha mantenido un cierto aislamiento que ha permitido el mantenimiento de un sistema cultural propio y unos modos de vida tradicionales que, teniendo su apogeo en la Edad Media, continuaron en siglos posteriores e incluso puede decirse que de alguna forma casi llegaron a nuestros días.

En el siglo XIX, en 1834, se culmina el proceso de nueva división provincial y judicial del territorio nacional, que integra en la provincia de Madrid a los pueblos de El Valle hasta entonces pertenecientes a la provincia de Segovia y estrechamente vinculados a sus instituciones y a su historia.

Disponemos en este siglo de bastantes datos ciertos, así Madoz nos informa de una población de 50 vecinos y en cuanto a edificaciones señala la existencia de 54 casas. La del Ayuntamiento que a la par sirve de cárcel, una escuela de instrucción primaria común a ambos sexos a la que concurren 32 alumnos, una fuente de buenas aguas, una Iglesia parroquial, una ermita propia del pueblo y un cementerio además de un molino harinero.

Poco cambian las cosas con el paso de los años cuando casi medio siglo después, en 1889, Andrés Marín Pérez en «Madrid y su Provincia» nos habla de que en el último censo figuran 52 vecinos y 254 almas, así como 60 edificios de tosca construcción, citando además la Iglesia parroquial, la ermita de Nuestra Señora de la Concepción, el cementerio, las Escuelas a las que acuden 40 alumnos y la Casa de la Villa.

En el «Plano de población de Pinilla del Valle» del Instituto Geográfico y Estadístico, de fecha 1878, se observa una forma de asentamiento totalmente rural, con la edificación dispersa o a lo sumo agrupada en pequeños núcleos siempre rodeados de huertas, configurando irregulares manzanas entre las que se entrelazan caminos y espacios comunes sin más jerarquización que una cierta apertura o ensanchamiento como la que da lugar a la plaza de la Constitución, donde se encuentra el Ayuntamiento. La Iglesia, un poco más al norte, queda ya en el borde del casco. Sigue siendo prácticamente el pueblo medieval apenas transformado en el que los vecinos continúan con sus modos de vida tradicionales.

El plano citado incluye además en «Detalle de escala 1/500» una planta de la Iglesia en la que figuran los Osarios y la Capilla de la Soledad desaparecida posteriormente y una planta de la «Casa-Ayuntamiento» una de cuyas dependencias se señala como Escuela.

Es a partir de finales de siglo y durante el primer tercio del siglo XX cuando aparecen nuevas edificaciones en el casco con características diferentes a las de las construcciones tradicionales y que responden a modelos arquitectónicos más urbanos; generalmente tienen dos plantas, a veces más sobrado, y utilizan tanto en composición de huecos como en materiales, acabados y elementos decorativos, soluciones no presentes hasta entonces en la arquitectura popular.

El tejido parcelario sin embargo no varía y únicamente se produce una mayor ocupación de las parcelas.

El número de habitantes aumenta ligeramente hasta la mitad del siglo XX para empezar a decrecer en un éxodo constante, modificado en nuestros días por la aparición la de segunda residencia y del aumento de la inmigración y de nuevos vecinos.

La construcción del embalse de Pinilla en el río Lozoya fue un hecho de capital importancia en el Valle pues además de su repercusión en el paisaje y en el medio, que ya han quedado definitivamente transformados, supuso un período de actividad constructiva desconocida en la zona. Adjudicadas las obras en diciembre de 1965, se ejecutaron con verdadera eficacia y prontitud empezando a embalsarse las aguas en Febrero de 1967.

La existencia de los núcleos de Pinilla y Lozoya obligó, a fin de reducir lo más posible la inundación de edificaciones habitables, a fijar el máximo nivel de agua a la cota de 1.089,90 m y la coronación de la presa a 1.090 m. Aún así se anegaron unos 12 edificios y el cementerio de Pinilla hubo de ser trasladados. Se ejecutaron obras de edificación auxiliares así como viviendas de administración, conservación y explotación.

Sin embargo, todo esto no trajo consigo aumento de población estable en la zona pues entre los años 1960 y 1975 el número de habitantes de Pinilla pasó de 302 a 157.

En realidad las nuevas formas de vida, los importantes cambios sociales, el abandono de la actividad agropecuaria tradicional y de las economías domésticas dependientes de esta actividad, han supuesto y suponen una transformación muy severa.

->Contenido relacionado
DIRECCIONES DE INTERÉS"A tu disposición toda la información de cada municipio ..."
Fiestas de Pinilla del Valle"Información sobre el patrimonio cultural y tradiciones del municipio de..."
Localización de Pinilla del Valle"Localización del municipio de pinilla del valle..."
Patrimonio de Pinilla del Valle"Patrimonio histórico-arquitectónico..."
Pinilla del Valle"Información general del municipio de pinilla del valle..."
Servicios de Pinilla del Valle"Servicios en el municipio de pinilla del valle..."